Lo que esconde la falsa realidad tras las Redes Sociales

Lo que esconde la falsa realidad tras las Redes Sociales

Globaltya No Comments

Aunque no lo creamos, los jóvenes de hoy en día han crecido en la ‘Era de Internet’ rodeados de pantallas. El móvil y las redes sociales son su día a día y, lo que antes se centraba en conversaciones de horas con sus amigos o familiares, se ha visto reducido a admirar imágenes de otros en Instagram, ver qué ha subido el chico o la chica popular del insti en Facebook, conocer al dedillo cuál es el vídeo más viral de Internet o saberse de memoria el temazo de moda en Spotify. 

Lo importante es ‘estar en la onda’ y no quedarse rezagado porque, ¿quién quiere ser el pringado de clase? ¿O el rarito del grupo?

Y es que durante la adolescencia la autoestima es más frágil que nunca, ya que los jóvenes son inseguros y cualquier acción que afecte a su identidad les hace vulnerables.

Su mundo se mide por una constante necesidad de aprobación por parte de los demás a través de las redes sociales. Si sus contenidos funcionan, se sienten reforzados; si no, les afecta a su autoestima por el inevitable miedo al fracaso.

Imagen: Freepik

Una realidad paralela

Como bien dijo François de la Rochefoucauld: “Ponemos más interés en hacer creer a los demás que somos felices que en tratar de serlo”. 

Cuando los jóvenes (y los no tan jóvenes) publican una imagen en redes sociales, lo hacen tras seleccionar una de las decenas de fotos iguales que han tomado, incluir filtros, poses imposibles y múltiples trucos para conseguir el mejor resultado pero, ¿muestran la realidad?

La perfección no existe, y si no que se lo digan a Essena O’Neil. Esta influencer tuvo que decir basta a una vida aparentemente perfecta a través de su perfil de Instagram, pero que era de todo menos real.

Lo que de verdad importa: la vida real

Quizás tienes miles de seguidores en tus perfiles pero, ¿cuántas de esas personas estarán a tu lado cuando las necesites?

Ten en cuenta que:

  • Lo primordial es conocerte bien, aceptarte tal cual eres e intentar mejorar aquello que quieras por ti mism@, no porque lo crean los demás.
  • No te preocupes por conseguir followers, quienes deben importarte son tus verdaderos amigos y personas queridas.
  • No tienes por qué gustar a todo el mundo. Lo más importante es que te quieras tú.
  • Cuando subas un contenido, que sea porque realmente te apetece compartirlo con quienes te importan. No esperes la aprobación en forma de likes.
  • Si quieres mostrar tu vida a través de las redes sociales, debes ser capaz de asimilar los comentarios y críticas que puedan aparecer.

Y para finalizar, ten muy claro que las relaciones personales y las amistades reales no se basan en interacciones en redes sociales, sino en el contacto directo entre personas. En un abrazo, en un beso, en un ‘me gusta’ dicho desde el corazón.

¿Qué hacer con las emociones desagradables?

Globaltya No Comments

Por Maite Lezaun

Las personas experimentamos diferentes emociones a lo largo de nuestro día. Es fácil sentirse más cómodo con emociones positivas o agradables, pero, ¿qué nos ocurre cuando aparecen aquellas sensaciones que no nos resultan tan placenteras?

Sería interesante comenzar con una breve definición de las emociones para entender qué son realmente estas sensaciones que, ocasionalmente, tanto nos perturban. Son reacciones subjetivas al entorno que vienen acompañadas de diferentes cambios fisiológicos. No sólo aparecen ante una circunstancia presente y concreta, sino que también se disparan por cualquier hecho, idea o recuerdo.  Es evidente que no todas las personas nos sentimos igual ante las mismas situaciones, ya que cada uno interpreta la realidad de una manera, siendo la relación entre pensamiento-emoción-conducta lo que nos ayuda a comprender esta diferencia. Es decir, a partir de lo que pensemos de una situación concreta, aparecerá una emoción u otra. Esto, a su vez, nos llevará a una conducta determinada.

Imagen: @Freepik

Todas las emociones, agradables y desagradables, tienen una función adaptativa para nuestra supervivencia. Las desagradables son comúnmente conocidas como las emociones negativas, pero, ¿puede ser negativo algo que nos ayuda a sobrevivir? Cuando buscamos la definición de negativo, aparece lo siguiente: “Que produce algún daño o perjuicio o resulta desfavorable para algo”. Según esta definición, no es extraño que intentemos evitar cualquier sensación de este tipo o lo que es peor, impedir que la sientan las personas que apreciamos. Socialmente, está permitido expresar y sentir emociones agradables, vivimos rodeados de estímulos que nos obligan a experimentarlas. Sin embargo, ¿qué hacemos cuando nos sentimos tristes? O todavía más difícil, ¿cómo manejamos la ira y la envidia? En mi opinión, es una pregunta con respuesta evidente: las escondemos, las ocultamos y, por lo tanto, nos las negamos, haciendo que vayamos en contra de nosotros mismos.

Pensamiento – emoción – acción

Si volvemos a la relación anteriormente comentada (pensamiento-emoción-acción), observamos que la emoción no se presenta como algo correcto o incorrecto, bueno o malo, sino simplemente como el resultado de una interpretación que viene marcada por nuestra historia de vida y nuestras experiencias pasadas. Probablemente, nos sentimos desbordados cuando no nos permitimos tenerlas o expresarlas y, de esta manera, la emoción se vuelve en nuestra contra y reaparece de una manera más fuerte. A mi parecer, las emociones más negadas son la ira y la envidia. Es muy probable que, al sentirlas, aparezcan acompañadas de nuestra gran enemiga: la culpa. La culpa es algo que ayuda a cambiar, rectificar y corregir errores. En definitiva, a ser mejor persona. Entonces, ¿por qué aparece tras estas emociones? ¿Acaso no tenemos derecho a sentir ira y envidia? Según mi experiencia profesional, son emociones que muy presentes en todos los procesos terapéuticos. Es por esto que la figura del psicólogo se configura como un elemento esencial para permitir expresar este tipo de sentimientos sin que el paciente se sienta juzgado. Más allá de la causa que haya llevado a una persona a requerir ayuda psicológica, bajo la superficie siempre está la negación de emociones desagradables, así como el miedo a sentirlas y expresarlas. Así, la terapia brinda la oportunidad de descubrir el mundo emocional que subyace en cada uno de nosotros, aceptar nuestras emociones y, en definitiva, a nosotros mismos.

En conclusión, es más eficaz aceptar cualquier tipo de emoción que experimentemos, saber qué información nos están dando y, finalmente, decidir qué vamos hacer con ellas. Negarlas o luchar contra ellas desemboca en un círculo vicioso que genera un desgaste continuo.

Maite Lezaun

Psicóloga Sanitaria en Globaltya Psicólogos

La unión hace la fuerza: Psicología de familia

Globaltya No Comments

Existen múltiples tipos de familias y, aunque cada una tiene sus peculiaridades, podemos generalizar diciendo que se constituyen como la base del desarrollo del ser humano tras su nacimiento. Los individuos necesitan referentes para aprender a relacionarse emocional y comunicacionalmente con otras personas de su entorno.

De esto último se encarga precisamente la psicología familiar, cuyo objetivo principal es ofrecer a las familias los recursos necesarios para afrontar ciertas situaciones emocionales, conflictivas o de cualquier otra índole de forma colaborativa, ya sea a nivel familiar o por parte de un único miembro.

Se trata de realizar un análisis pormenorizado de los comportamientos, respuestas emocionales y patrones de comunicación de la estructura familiar, donde cada uno de los miembros debe conocer su posición con el fin de formar un ente que actúe unido frente a cualquier adversidad.

Los casos más comunes para recurrir a la terapia de familia provienen de la pérdida de un ser querido, los divorcios o el comportamiento depresivo/conflictivo de uno o varios hijos, aunque se pueden dar infinitos escenarios dentro de cada familia.

Imagen: @yanalya

Corrientes de la psicología familiar

Aunque existen varias corrientes aplicadas a la psicología familiar, la perspectiva más usada suele ser la corriente sistémica. Se denomina así porque la familia es concebida como un conjunto de elementos que forma un todo donde no se entiende el comportamiento de los miembros por separado. El sistema (la familia) se ve afectado por el entorno e intercambia información con él para adaptarse al mismo.

En este artículo de Psicología y Mente se explica detenidamente qué es la corriente sistémica y cómo se aplica de forma terapéutica.

A pesar de que la corriente sistémica es la principal, destacan también:

  • La perspectiva cognitivo-conductual: combina el procesamiento de la información que tiene cada individuo con el aprendizaje de ciertas conductas durante la infancia y la adolescencia. Se trata de entender el porqué de ciertos comportamientos e intentar buscar la solución integrando al resto de los miembros de la familia.
  • La perspectiva psicodinámica: se deriva del psicoanálisis destacando que la personalidad se forma durante la infancia en base a cómo se satisfagan las necesidades básicas de la persona. Se centra en los procesos inconscientes de la conducta, en los pensamientos y en las emociones.

Terapias familiares aplicadas

Como comentábamos al principio, la psicología familiar puede aplicarse ante diversas situaciones:

  • Crisis familiares: generadas por la muerte o nacimiento de uno de sus miembros, conflictos y situaciones intrafamiliares complicadas.
  • Problemas de conducta: donde los niños y adolescentes suelen ser los protagonistas. Vienen dados por la separación de los progenitores, problemas de comunicación y entendimiento entre distintos miembros y dificultades adaptativas al medio (instituto, relaciones con otras personas, etc.).
  • Terapia de pareja: es una de las más comunes y suele generarse mayoritariamente por la falta de confianza, poca o nula comunicación e incompatibilidad de caracteres.
  • Otros trastornos: donde la integración de la familia es muy importante como apoyo y refuerzo de conductas que favorezcan la recuperación de uno o varios miembros que, por ejemplo, sufren de adicciones o muestran comportamientos violentos o depresivos.

Estos son sólo algunos ejemplos, pero se dan tantas situaciones como familias existen.

En cualquier caso, lo importante es formar un núcleo familiar fuerte donde la confianza, la comprensión y el apoyo mutuo estén presentes de cara a crear un entorno familiar estable.

La situación de los becarios y sus perjuicios psicológicos

Globaltya No Comments

¿Recuerdas cuando años atrás convertirte en becario era una oportunidad para aprender una profesión que te permitía tener el primer contacto con la vida laboral?

Además, y por lo general, si durante tu periodo de beca –que generalmente no superaba los 6 meses- habías respondido bien a las funciones y responsabilidades encomendadas, tenías muchas posibilidades de pasar a formar parte de la plantilla.

Pero de unos años a esta parte esta situación ha cambiado mucho, y para mal…

Imagen: @bear

Presión y precariedad: el pan de cada día

Hoy en día ser becario es como participar en los ‘Juegos del Hambre’. Tras una larga y dura lucha repleta de obstáculos, sólo puede quedar uno.

Y es que son muchas las empresas que, previa subvención y acuerdos con universidades o centros formativos, basan buena parte de su plantilla en la ‘contratación’ de becarios. Tras aguantar meses (e incluso años), éstos tienen que lidiar con muchos inconvenientes que pueden desembocar en trastornos psicológicos, principalmente generados por:

  • Salario: la aportación económica de las becas suele ser ínfima o nula, lo que provoca que los becarios tengan que recurrir a los padres para sus gastos y manutención, y por ello sentirse dependientes y no realizados.
  • Horarios: a pesar de estar acordados para permitir al becario acudir a la universidad o centro formativo, éstos no siempre se respetan, dejando de asistir a sus clases o restando tiempo a su tiempo de ocio o vida personal y ocasionando una alteración donde las prioridades no son las que deberían.
  • Estrés: generado a raíz de asumir funciones y responsabilidades que muchas veces no les corresponden. La exigencia es máxima, así como la competencia para conseguir un puesto. El erróneo lema es: si tú no lo haces, ya lo hará otro.
  • Autoestima: en contrapunto con lo anterior, la figura del becario está infravalorada. A pesar de que pueden realizar funciones propias de un contratado y ponen toda su ilusión, ganas y afán en aprender y ser buenos profesionales, pueden no ser considerados parte del equipo y sólo meros ayudantes a los que ofrecer las funciones que nadie quiere asumir.

Por todo esto, debemos concienciar las empresas para que se mejoren los acuerdos formativos y se respeten las condiciones de estos estudiantes que lo único que buscan es aprender y poder optar a un puesto en este complicado mercado laboral que nos ha tocado vivir.

Si estás en una situación de angustia por todas estas razones, no dudes en contactar con nosotros.

Ser madre sola, ¿elección o aceptación?

Globaltya No Comments

La maternidad siempre se presenta como una etapa maravillosa repleta de momentos felices e incluso un poco edulcorados. Pero las que sois madres sabéis que detrás de ese mundo de color de rosa también hay mucho sacrificio, poco descanso y algunos malos ratos que se ven recompensados por un tierno e inocente abrazo, una reconfortante sonrisa o un sincero “te quiero”.

Si vamos un poco más allá, imaginaos por un momento llevar a cabo toda la crianza, la educación, y el nacimiento de una identidad independiente en solitario. ¿Cómo lo hacen las madres solas?

Imagen: @yanalya

Tirar hacia delante: sola

Tener un hijo ya no es como antes. Hoy en día nadie (o casi) te critica por quedarte embarazada fuera del matrimonio o por querer tener un hijo sola a través de inseminación artificial o cualquier otro método.  De hecho, cada vez son más las mujeres que sacan a sus hijos adelante solas, sin una figura paterna de apoyo y apenas ninguna ayuda.

Pero no es lo mismo decidir ser madre sola que serlo por el devenir de los acontecimientos, cuando la pareja con la que habías decidido crear una familia te abandona a tu suerte o, en los peores casos, fallece por causas de diversa índole dejándote sola ante una situación inesperada.

Siempre positiva, nunca negativa

Una de las cosas más importantes a la hora de afrontar una maternidad en solitario es mantener la mente focalizada en que todo va a salir bien. La fortaleza, valentía y coraje de una madre son herramientas poderosas para sacar a un hijo adelante, y siempre debemos tener en cuenta que:

  • No es imprescindible tener una referencia paterna para criar a un niño feliz.
  • El miedo a la maternidad no es exclusivo de las madres solas, sino que todas pasan por un periodo de incertidumbre y adaptación que va desapareciendo con la experiencia
  • El vínculo entre madre e hijo es especial, y tú eres su principal referencia tanto para educarle como para ayudarle a crear una identidad única.
  • Ser madre sola no significa estar sola. Seguro que tus familiares y amigos más cercanos están encantados de estar a tu lado y ayudarte siempre que los necesites.

Tanto si eres una madre sola por decisión propia como si te ha tocado serlo por otras causas, piensa que tú lo eres todo para tu hijo. Por eso debes mostrarte positiva, fuerte y cariñosa para así convertirte en un referente ejemplar.

Contacto

c/ Princesa Doña Sofía 5, 28924 Alcorcón.

Lunes a viernes de 9 a 21h, sábados de 9 a 14h.
info@globaltyapsicologos.com
  91 041 74 03  Atención telefónica de lunes a viernes de 9 a 20h.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies