Trastornos alimentarios. Mucho más que dejar de comer o comer en exceso.

Trastornos alimentarios. Mucho más que dejar de comer o comer en exceso.

Globaltya No Comments

Trastornos alimentarios. Mucho más que dejar de comer o comer en exceso.

¿Qué son los trastornos alimentarios?

Los trastornos alimentarios engloban una serie de síntomas muy complejos relacionados con la comida y van asociados a una distorsión de la imagen corporal. La base de este tipo de trastornos reside en la regulación de emociones y resolución de conflictos a través de la comida, por ello, las personas que padecen este tipo de trastornos, desarrollan diversas conductas relacionadas con la alimentación como comer en exceso, no comer apenas o controlar excesivamente los alimentos que ingieren, incluso comen demasiado (atracón) para luego vomitar, entre otras.

¿Qué tipos de hay?

Dentro de los trastornos alimentarios podemos distinguir los siguientes que se presentan con mayor frecuencia:

  • Anorexia nerviosa: La anorexia nerviosa se caracteriza por una pérdida significativa de peso debido a dietas restrictivas (anorexia nerviosa restrictiva) o el uso de laxantes y/o diuréticos, provocación del vómito (anorexia nerviosa purgativa) y un rechazo intenso a mantener un peso corporal adecuado.
    A menudo, las personas que padecen anorexia nerviosa presentan distorsión de su imagen corporal, sobrestiman la dimensión de su cuerpo y sienten muchas limitaciones en su vida ya que focalizan su día a día entorno al cuerpo y a la comida.
  • Bulimia nerviosa: La bulimia nerviosa se manifiesta en que las personas que la padecen, se dan atracones (ingesta de una gran cantidad de comida en cortos periodos de tiempo) debido a la sensación de pérdida de control que sienten, que compensan con conductas purgativas; vómitos, laxantes y/o diuréticos después de los atracones (bulimia nerviosa purgativa). Otro tipo de compensación tras los atracones es el realizar ejercicio físico excesivo pero en este caso la persona no vomita (bulimia nerviosa no purgativa).
    Las personas que padecen bulimia nerviosa desconectan comiendo para evitar sentir momentos dolorosos en sus vida y para evitar la ansiedad, la tristeza y la culpa.
  • Trastorno por atracón: Las personas que presentan trastorno por atracón experimentan episodios de atracones recurrentes y tras estos, se sienten culpables, tristes y con un gran malestar al recordar el atracón, sin embargo, no realizan conductas de compensación.
  • Hiperfagia y polifagia: Las personas que presentan este trastorno tiene un hambre excesiva, un deseo constante e incontrolado de comer y por eso ingieren alimentos durante todo el día pero no se dan atracones. Este trastorno suele aparecer tras eventos traumáticos para la persona como duelos, accidentes, intervenciones quirúrgicas etc., como una forma de evitar el gran malestar que sienten. En muchos casos, puede dar lugar a una obesidad.
  • Síndrome de la ingesta nocturna de alimentos: Las personas que padecen este síndrome, tienen episodios reiterados de ingesta de alimentos durante la noche. Se despiertan para comer o comen en exceso tras haber cenado. Sienten un gran malestar ya que son conscientes de los episodios de comida.
  • Vómito psicógeno: Las personas que presentan vómito psicógeno, tiene episodio de vómitos no inducidos por ellos mismos y su origen no es orgánico sino psicológico. Se considera un trastorno de alimentación porque las personas que lo padecen llegan a perder mucho peso y genera un gran malestar en aquellos que lo sufren.

Trastornos Alimentarios - Globaltya Psicólogos

¿Cómo tratamos estos trastornos?

Actualmente, hay diversos enfoques dentro de la psicología con los que se trabaja para tratar los trastornos alimentarios y ninguno es excluyente sino que se complementan entre sí.
El enfoque cognitivo-conductual, se centra en trabajar el autocontrol en las conductas de vomitar y restringir alimentos así como en los pensamientos que subyacen tras este tipo de conductas.
Desde el enfoque sistémico, lo que se pretende es trabajar tanto con la persona que presenta el problema como con la familia ya que las relaciones y los patrones de comunicación intrafamiliares son esenciales a la hora de la recuperación.
El abordaje EMDR (desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares), trabaja sobre el propio sistema de procesamiento de la persona, parte de la teoría de que el paciente ha tenido un inadecuado procesamiento de la información.
La finalidad de esta terapia es el reprocesamiento de evento traumáticos, en este caso asociados a la comida, a través del recuerdo de la situación y la focalización en los pensamientos, emociones y sensaciones corporales asociadas a ellos a través de la estimulación repetida bilateral ocular, auditiva o tapping.
Está demostrado que mediante este abordaje, el tiempo de tratamiento se reduce un 40%.

 

Gema Chaparro

Psicóloga sanitaria M-31104

Colonización emocional o llámalo esclavitud …

Almudena Lebrero No Comments

COLONIZACIÓN EMOCIONAL (Carlota Sartorius)

La colonización emocional es una forma muy específica de maltrato, de abuso. No se trata de  violencia física o psicológica, en la que se insulta, se denigra o ridiculiza a la otra persona, sino que en ella el colonizador se apodera de la mente de la persona colonizada, de lo que piensa, de lo que siente, de modo que ésta termina sintiendo como propio lo que el colonizador inoculó. Es una forma de esclavitud afectiva.

Se habla de colonización emocional porque tiene lugar debido a las necesidades emocionales de la persona colonizada (en femenino ya que es la mujer la que estadísticamente se encuentra mucho más frecuentemente en la posición de maltratada): por la necesidad de sentirse querida, protegida, de no perder apego, por la angustia de separación, el miedo a la soledad o por un sentimiento de inferioridad.

depresión, colonización emocional, maltrato, abuso, violencia, globaltya psicólogos alcorcon

Read More

Consumo de cannabis, una droga normalizada

Almudena Lebrero No Comments

Consumo de Cannabis, una droga normalizada

(Sara María Rollón)

Cada vez es más frecuente encontrarnos en consulta a pacientes adolescentes y jóvenes que consumen cannabis o como se dice habitualmente, “fuman porros”. En estos últimos años se ha hecho frecuente el consumo de esta sustancia entre grupos de jóvenes, situando a España como uno de los países europeos con mayores tasas de consumo de cannabis. Algunos artículos afirman que el 95% de la población entre 19 y 29 años lo han probado o son consumidores habituales.

En la mayoría de las ocasiones se consume cannabis como forma de evadirse de la realidad, de dejar a un lado los problemas del día a día (padres, instituto o trabajo, etc.) y de divertirse con los colegas, debido a que produce una sensación de bienestar y placer. El consumo de sustancias puede considerarse como una estrategia de afrontamiento inmadura con la que se evita que las dificultades del día a día les afecten. El periodo de la adolescencia y la juventud es una época en la que nada importa, “somos jóvenes” y no hay miedo al riesgo. Por estos motivos es frecuente el uso de sustancias que nos ayuden a vivir en un mundo más fantasioso.

Sin embargo, estos jóvenes no suelen conocer los efectos secundarios derivados del consumo de cannabis. Una revisión de la Universidad de Navarra recoge algunos de ellos:

El consumo de cannabis puede producir un incremento del ritmo cardiaco (taquicardia), Read More

Bullying, la violencia del siglo XXI

Almudena Lebrero 5 comments

Bullying. La violencia del siglo XXI

(Javier Rodríguez)

Hasta la actualidad se han dado muchas definiciones para lo que significa el concepto de víctima y que difieren mucho entre sí dependiendo del momento histórico en el que se encuentre y la cultura que lo conceptualice. A mi parecer pienso que se deberían reunir todas estas definiciones en una única conceptualización de lo que significa realmente ser víctima de algo o alguien, para facilitar que una persona que se pueda sentir identificada como tal, no tenga porqué cumplir premisas que se hayan quedado anticuadas o la necesidad de conocer un lenguaje técnico para comprender lo que le está sucediendo. Por lo que a continuación expongo la definición de víctima que considero más acorde a la actualidad que estamos viviendo:

Una víctima es aquella persona o colectivo que ha sido dañada o agredida por la acción u omisión de otra persona o colectivo, ya sea por un daño físico, psicológico y/o social, por un hecho real o imaginario. Y que conlleva a la persona a un sentimiento de vulnerabilidad e indefesión frente a la situación que le está aconteciendo, pudiéndole no solo atormentar en el transcurso de dicha situación, sino también provocar secuelas psicológicas posteriores a dicho acto y que pueden llegar a ser incluso permanentes en la vida de la persona a menos que sean tratadas en terapia por un profesional.

A esto cabe añadir que cualquier persona puede llegar a ser víctima y no es necesario para ello tener una “personalidad blanda” o falta de autoestima, como en muchas ocasiones nos intentan inculcar los estigmas de la sociedad sobre las víctimas y contra los que deberíamos luchar, para romper de una vez por todas todas estos estereotipos falsos por los que somos bombardeados constantemente a lo largo de nuestra vida.

Read More

Cerebro, Terapia y Mindfulness

Almudena Lebrero No Comments

Cerebro, Terapia y Mindfulness (Gema Cortés)

 

El modo en que percibimos, registramos, interpretamos y sentimos la realidad es un milagro que a veces puede convertirse en una pesadilla.

A través de nuestros sentidos llega a nosotros el mundo. Es en el Tálamo, una zona del sistema límbico (el cerebro emocional) donde se mezclan todas esas sensaciones, integrándose para dar un sentido a nuestra historia autobiográfica, a nuestra línea de vida (la cual en las primeras sesiones, los psicólogos, nos encargamos de explorarla para evaluar si esa historia está interrelacioada de forma coherente o sin embargo se encuentra fragmentada causando dolor).

mindfulness alcorcon globaltya psicologos

El tálamo sería como el cocinero del cerebro, y desde ahí todo ese guiso de información se bifurca en dos caminos cerebrales:

Uno de ellos va de arriba abajo y otro toma la dirección de abajo arriba, estos caminos dan lugar a diferentes estrategias psicoterapeúticas:

 

  • El camino de bajada es el que se dirige a la Amígdala que funciona como el detector de humos, es un camino muy rápido e inconsciente y está al servicio de la supervivencia. Se pone en marcha junto al hipocampo que relaciona la información nueva con la información pasada. Y desencadena una respuesta compleja hormonal donde se segregan sobretodo cortisol y adrenalina, estas hormonas son las encargadas de ponernos en movimiento para salvar el pellejo de los posibles peligros de la vida.

 

Read More

Contacto

c/ Princesa Doña Sofía 5, 28924 Alcorcón.

Lunes a viernes de 11 a 21h, sábados de 11 a 14h.
info@globaltyapsicologos.com
  677 293 399 / 677 320 962 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies