Trastornos alimentarios. Mucho más que dejar de comer o comer en exceso.

¿Qué son los trastornos alimentarios?

Los trastornos alimentarios engloban una serie de síntomas muy complejos relacionados con la comida y van asociados a una distorsión de la imagen corporal. La base de este tipo de trastornos reside en la regulación de emociones y resolución de conflictos a través de la comida, por ello, las personas que padecen este tipo de trastornos, desarrollan diversas conductas relacionadas con la alimentación como comer en exceso, no comer apenas o controlar excesivamente los alimentos que ingieren, incluso comen demasiado (atracón) para luego vomitar, entre otras.

¿Qué tipos de hay?

Dentro de los trastornos alimentarios podemos distinguir los siguientes que se presentan con mayor frecuencia:

  • Anorexia nerviosa: La anorexia nerviosa se caracteriza por una pérdida significativa de peso debido a dietas restrictivas (anorexia nerviosa restrictiva) o el uso de laxantes y/o diuréticos, provocación del vómito (anorexia nerviosa purgativa) y un rechazo intenso a mantener un peso corporal adecuado.
    A menudo, las personas que padecen anorexia nerviosa presentan distorsión de su imagen corporal, sobrestiman la dimensión de su cuerpo y sienten muchas limitaciones en su vida ya que focalizan su día a día entorno al cuerpo y a la comida.
  • Bulimia nerviosa: La bulimia nerviosa se manifiesta en que las personas que la padecen, se dan atracones (ingesta de una gran cantidad de comida en cortos periodos de tiempo) debido a la sensación de pérdida de control que sienten, que compensan con conductas purgativas; vómitos, laxantes y/o diuréticos después de los atracones (bulimia nerviosa purgativa). Otro tipo de compensación tras los atracones es el realizar ejercicio físico excesivo pero en este caso la persona no vomita (bulimia nerviosa no purgativa).
    Las personas que padecen bulimia nerviosa desconectan comiendo para evitar sentir momentos dolorosos en sus vida y para evitar la ansiedad, la tristeza y la culpa.
  • Trastorno por atracón: Las personas que presentan trastorno por atracón experimentan episodios de atracones recurrentes y tras estos, se sienten culpables, tristes y con un gran malestar al recordar el atracón, sin embargo, no realizan conductas de compensación.
  • Hiperfagia y polifagia: Las personas que presentan este trastorno tiene un hambre excesiva, un deseo constante e incontrolado de comer y por eso ingieren alimentos durante todo el día pero no se dan atracones. Este trastorno suele aparecer tras eventos traumáticos para la persona como duelos, accidentes, intervenciones quirúrgicas etc., como una forma de evitar el gran malestar que sienten. En muchos casos, puede dar lugar a una obesidad.
  • Síndrome de la ingesta nocturna de alimentos: Las personas que padecen este síndrome, tienen episodios reiterados de ingesta de alimentos durante la noche. Se despiertan para comer o comen en exceso tras haber cenado. Sienten un gran malestar ya que son conscientes de los episodios de comida.
  • Vómito psicógeno: Las personas que presentan vómito psicógeno, tiene episodio de vómitos no inducidos por ellos mismos y su origen no es orgánico sino psicológico. Se considera un trastorno de alimentación porque las personas que lo padecen llegan a perder mucho peso y genera un gran malestar en aquellos que lo sufren.

Trastornos Alimentarios - Globaltya Psicólogos

¿Cómo tratamos estos trastornos?

Actualmente, hay diversos enfoques dentro de la psicología con los que se trabaja para tratar los trastornos alimentarios y ninguno es excluyente sino que se complementan entre sí.
El enfoque cognitivo-conductual, se centra en trabajar el autocontrol en las conductas de vomitar y restringir alimentos así como en los pensamientos que subyacen tras este tipo de conductas.
Desde el enfoque sistémico, lo que se pretende es trabajar tanto con la persona que presenta el problema como con la familia ya que las relaciones y los patrones de comunicación intrafamiliares son esenciales a la hora de la recuperación.
El abordaje EMDR (desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares), trabaja sobre el propio sistema de procesamiento de la persona, parte de la teoría de que el paciente ha tenido un inadecuado procesamiento de la información.
La finalidad de esta terapia es el reprocesamiento de evento traumáticos, en este caso asociados a la comida, a través del recuerdo de la situación y la focalización en los pensamientos, emociones y sensaciones corporales asociadas a ellos a través de la estimulación repetida bilateral ocular, auditiva o tapping.
Está demostrado que mediante este abordaje, el tiempo de tratamiento se reduce un 40%.

 

Gema Chaparro

Psicóloga sanitaria M-31104

 Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


 

Contacto

c/ Princesa Doña Sofía 5, 28924 Alcorcón.

Lunes a viernes de 11 a 21h, sábados de 11 a 14h.
info@globaltyapsicologos.com
  677 293 399 / 677 320 962 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies