Había llegado el día en el que empezaba esas prácticas tan esperadas durante los cuatro años de carrera…

Yo, hecha un manojo de nervios, salí por la puerta de casa una hora antes de la hora acordada. Efectivamente, tuve que hacer tiempo porque llegué pronto, pero prefería eso, a llegar tarde (¿quién quiere llegar tarde el primer día?). Subí las escaleras hasta el segundo piso, y llamé a la puerta del gabinete. Me recibieron con una sonrisa, lo que hizo que me sintiese un poco más tranquila y empezara a relajarme. Me enseñaron mi sitio y me acomodé en él. Me sentía muy a gusto y cómoda, y algo me decía que esa sensación iba a durar hasta el último día. Y así ha sido.

Han sido cuatro meses llenos de experiencias buenísimas y muy enriquecedoras, acompañadas del gran apoyo que me han dado todos los miembros del equipo Globaltya Psicólogos. Gracias a ellos ha sido posible que participe en talleres, terapias y evaluaciones, y que recuerde mis prácticas como lo mejor de la carrera.

Todavía me acuerdo de mi primera sesión en terapia como alumna en prácticas.Estaba nerviosa y a la vez emocionada porque por fin había llegado lo que tanto tiempo llevaba esperando. Aquel paciente contaba su problema con total confianza delante mío, y eso hizo que los nervios desapareciesen y solo se quedasen la emoción e ilusión que sentía por estar viendo a mi primer “paciente”. Según iba hablando, mi cuerpo se inundaba de sensaciones y emociones, y mi cabeza no era capaz de no estar todo el rato asociando partes de la historia con los conocimientos aprendidos en todos estos años de carrera. A partir de ahí fue todo sobre ruedas. Cada vez había más pacientes a los que podía ver, cada uno con una historia distinta que contar y con una emoción distinta que ofrecerme.

Después llegaron los talleres de mindfulness y de sexología, donde me sentía como pececillo dentro del agua, e incluso me ofrecieron hacer mi propio taller para adolescentes. Al principio me asusté, no sabía ni por donde empezar, pero decidí coger el toro por los cuernos y conseguir mi objetivo. Al final lo hice de técnicas de estudio porque se acercaban los exámenes finales y había mucha demanda con respecto al tema. Estructuré el taller y buscando información conseguí darle forma. Ahora sé, que con diferencia, ha sido una de las cosas que más me ha aportado en las prácticas. Me ha ayudado tanto a nivel profesional como a nivel personal, por lo que estoy muy agradecida de que me hayan dado esta oportunidad. Al principio no me veía muy capaz, pero ahora sé que me hubiese arrepentido.

En resumen, han sido unas prácticas en las que me he reído, emocionado, sorprendido e incluso asustado. Si pudiese volver a atrás en el tiempo y poder hacer otras prácticas, estoy segura de que volvería a elegir Globaltya Psicólogos para hacerlas. Sois geniales. Gracias por todo.

Andrea Martín-Ruedas

Prácticas de Psicología en Globaltya Psicólogos

 Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies