La unión hace la fuerza: Psicología de familia

La unión hace la fuerza: Psicología de familia

Globaltya No Comments

Existen múltiples tipos de familias y, aunque cada una tiene sus peculiaridades, podemos generalizar diciendo que se constituyen como la base del desarrollo del ser humano tras su nacimiento. Los individuos necesitan referentes para aprender a relacionarse emocional y comunicacionalmente con otras personas de su entorno.

De esto último se encarga precisamente la psicología familiar, cuyo objetivo principal es ofrecer a las familias los recursos necesarios para afrontar ciertas situaciones emocionales, conflictivas o de cualquier otra índole de forma colaborativa, ya sea a nivel familiar o por parte de un único miembro.

Se trata de realizar un análisis pormenorizado de los comportamientos, respuestas emocionales y patrones de comunicación de la estructura familiar, donde cada uno de los miembros debe conocer su posición con el fin de formar un ente que actúe unido frente a cualquier adversidad.

Los casos más comunes para recurrir a la terapia de familia provienen de la pérdida de un ser querido, los divorcios o el comportamiento depresivo/conflictivo de uno o varios hijos, aunque se pueden dar infinitos escenarios dentro de cada familia.

Imagen: @yanalya

Corrientes de la psicología familiar

Aunque existen varias corrientes aplicadas a la psicología familiar, la perspectiva más usada suele ser la corriente sistémica. Se denomina así porque la familia es concebida como un conjunto de elementos que forma un todo donde no se entiende el comportamiento de los miembros por separado. El sistema (la familia) se ve afectado por el entorno e intercambia información con él para adaptarse al mismo.

En este artículo de Psicología y Mente se explica detenidamente qué es la corriente sistémica y cómo se aplica de forma terapéutica.

A pesar de que la corriente sistémica es la principal, destacan también:

  • La perspectiva cognitivo-conductual: combina el procesamiento de la información que tiene cada individuo con el aprendizaje de ciertas conductas durante la infancia y la adolescencia. Se trata de entender el porqué de ciertos comportamientos e intentar buscar la solución integrando al resto de los miembros de la familia.
  • La perspectiva psicodinámica: se deriva del psicoanálisis destacando que la personalidad se forma durante la infancia en base a cómo se satisfagan las necesidades básicas de la persona. Se centra en los procesos inconscientes de la conducta, en los pensamientos y en las emociones.

Terapias familiares aplicadas

Como comentábamos al principio, la psicología familiar puede aplicarse ante diversas situaciones:

  • Crisis familiares: generadas por la muerte o nacimiento de uno de sus miembros, conflictos y situaciones intrafamiliares complicadas.
  • Problemas de conducta: donde los niños y adolescentes suelen ser los protagonistas. Vienen dados por la separación de los progenitores, problemas de comunicación y entendimiento entre distintos miembros y dificultades adaptativas al medio (instituto, relaciones con otras personas, etc.).
  • Terapia de pareja: es una de las más comunes y suele generarse mayoritariamente por la falta de confianza, poca o nula comunicación e incompatibilidad de caracteres.
  • Otros trastornos: donde la integración de la familia es muy importante como apoyo y refuerzo de conductas que favorezcan la recuperación de uno o varios miembros que, por ejemplo, sufren de adicciones o muestran comportamientos violentos o depresivos.

Estos son sólo algunos ejemplos, pero se dan tantas situaciones como familias existen.

En cualquier caso, lo importante es formar un núcleo familiar fuerte donde la confianza, la comprensión y el apoyo mutuo estén presentes de cara a crear un entorno familiar estable.

Cómo hacer frente a la vuelta de las vacaciones

Globaltya No Comments

La Semana Santa ha tocado fin y, aunque en la mayor parte de nuestro país el tiempo no ha acompañado, siempre es bueno disfrutar de unos días de ocio y descanso rodeado de familiares o amigos, ¡o en solitario!

Pero, ¿qué ocurre cuando finalizan y debemos  incorporarnos de nuevo al trabajo, a los estudios o a nuestra rutina habitual? Este hecho genera que algunas personas lleguen a sentir falta de energía, tristeza, apatía e incluso estrés y ansiedad, lo que conocemos comúnmente como ‘síndrome postvacacional’.

Imagen: @yanalya

¿Qué es el síndrome postvacacional y cuáles son sus síntomas?

Podríamos definir este síndrome como un trastorno adaptativo, ya que suele darse tras periodos vacacionales extensos y quienes lo sufren sienten cierto desasosiego ante lo que les espera, ya sea por desmotivación, estrés, añoranza de lo que han vivido, etc.

Cabe destacar que este trastorno se aloja en nuestra cabeza en forma de pensamientos negativos, anticipación de hechos nocivos generados por nuestra mente que no han ocurrido (y puede que no ocurran jamás) que suelen desembocar en síntomas como: palpitaciones, sudoración, hiperventilación, temblores, taquicardias, cambios de humor, falta de apetito y de concentración, dolores musculares, molestias en el estómago o insomnio.

El síndrome postvacacional no suele durar más de 2 ó 3 de semanas, aunque en los casos más graves – donde se ocasiona ansiedad o depresión- hay que ponerse en manos de profesionales de forma periódica para lograr eliminarlo por completo.

¿Cómo podemos combatirlo?

  • Céntrate en todo lo positivo que tiene tu vida habitual, ¡disfrútalo!
  • Cuando viajas, es recomendable volver uno o dos días antes a tu casa. Te dará tiempo de organizarte y mentalizarte ante la vuelta a la rutina.
  • En la etapa final de tus vacaciones ve adaptando los horarios a los de tu vida habitual. Conseguirás que la vuelta y los madrugones sean más llevaderos.
  • Plantéate objetivos a cumplir cada día, ¡la motivación es tu mejor arma! Al fin y al cabo, nuestro cerebro está programado para ello como modo de subsistencia.
  • Sal de la rutina realizando actividades que te gusten y te hagan feliz.

Hay que tener en cuenta que, para afrontar “la vuelta a la realidad”, debemos adaptarnos de forma progresiva y, lo más importante, con actitud positiva.

Más allá de la alergia primaveral

Globaltya No Comments

La primavera ha llegado para quedarse;  y además de traer con ella las flores, las mariposas y el canto de los pájaros, viene acompañada de la temida alergia estacional, sufrida por mayor número de personas cada año.

Los principales síntomas vienen provocados por una inflamación de las capas internas de la nariz, lo que causa secreción nasal, estornudos o irritación de ojos, entre otros.

En la mayoría de los casos suele tratarse de factores ambientales (polen, gramíneas…) o hereditarios, algo contra lo que difícilmente se puede luchar.

¿Pero sabías que además algunas alergias florecen o se intensifican a raíz de componentes psicoemocionales que desequilibran el sistema inmunitario y provocan una reacción de hipersensibilidad en el organismo?

Psicólogos Alcorcón
Imagen: @freepik

El poder de la mente

Está demostrado que entre personas con idéntica predisposición alérgica, son aquellas con mayor vulnerabilidad psicológica las que sufren más crisis.

Y es que el individuo alérgico se defiende continuamente y lo hace de forma evasiva, desplazando la reacción a elementos del mundo externo habitualmente neutros.

Para dar credibilidad a esta teoría, en 1958 el psicoanalista Pierre Marty -fundador de la clínica psicosomática moderna- describió la personalidad alérgica del adulto como “una manera particular de reaccionar ante las relaciones afectivas defendiéndose de los sentimientos que experimenta”.  

Por ello, el sistema nervioso actúa de puente entre el sistema psíquico de defensa y el inmunitario, formando el complejo psíquico de la alergia, compuesto por: episodio inicial desestabilizador, alérgeno y emoción.

Según el punto de vista psicosomático, cada síntoma alérgico tendría un significado.

  • Rinitis: falta de olfato y estornudos. ”No quiero percibir algo”; “quiero expulsar algo fuera de mi territorio”.
  • Conjuntivitis alérgica: Lagrimeo y picor que impiden ver correctamente. “No quiero o no puedo volver a ver algo que para mí es desestabilizador”.
  • Dermatitis alérgica: picor e hinchazón de la piel. “No quiero o no puedo estar en contacto con algo o alguien”.
  • Edema de Quincke: Se sitúa en la garganta y tiene que ver con algo no dicho o con recuerdos de ahogo.

Y es que, aunque no lo creamos, muchas sensaciones inconscientes se encuentran en lo más profundo del cerebro, lo que puede convertirse en el origen de la conexión entre la mente y los sistemas orgánicos, dando lugar a la aparición de síntomas psicosomáticos que pueden aflorar cada vez que se reproduzca una situación traumática.

Colonización emocional o llámalo esclavitud …

Almudena Lebrero No Comments

COLONIZACIÓN EMOCIONAL (Carlota Sartorius)

La colonización emocional es una forma muy específica de maltrato, de abuso. No se trata de  violencia física o psicológica, en la que se insulta, se denigra o ridiculiza a la otra persona, sino que en ella el colonizador se apodera de la mente de la persona colonizada, de lo que piensa, de lo que siente, de modo que ésta termina sintiendo como propio lo que el colonizador inoculó. Es una forma de esclavitud afectiva.

Se habla de colonización emocional porque tiene lugar debido a las necesidades emocionales de la persona colonizada (en femenino ya que es la mujer la que estadísticamente se encuentra mucho más frecuentemente en la posición de maltratada): por la necesidad de sentirse querida, protegida, de no perder apego, por la angustia de separación, el miedo a la soledad o por un sentimiento de inferioridad.

depresión, colonización emocional, maltrato, abuso, violencia, globaltya psicólogos alcorcon

Read More

Consumo de cannabis, una droga normalizada

Almudena Lebrero No Comments

Consumo de Cannabis, una droga normalizada

(Sara María Rollón)

Cada vez es más frecuente encontrarnos en consulta a pacientes adolescentes y jóvenes que consumen cannabis o como se dice habitualmente, “fuman porros”. En estos últimos años se ha hecho frecuente el consumo de esta sustancia entre grupos de jóvenes, situando a España como uno de los países europeos con mayores tasas de consumo de cannabis. Algunos artículos afirman que el 95% de la población entre 19 y 29 años lo han probado o son consumidores habituales.

En la mayoría de las ocasiones se consume cannabis como forma de evadirse de la realidad, de dejar a un lado los problemas del día a día (padres, instituto o trabajo, etc.) y de divertirse con los colegas, debido a que produce una sensación de bienestar y placer. El consumo de sustancias puede considerarse como una estrategia de afrontamiento inmadura con la que se evita que las dificultades del día a día les afecten. El periodo de la adolescencia y la juventud es una época en la que nada importa, “somos jóvenes” y no hay miedo al riesgo. Por estos motivos es frecuente el uso de sustancias que nos ayuden a vivir en un mundo más fantasioso.

Sin embargo, estos jóvenes no suelen conocer los efectos secundarios derivados del consumo de cannabis. Una revisión de la Universidad de Navarra recoge algunos de ellos:

El consumo de cannabis puede producir un incremento del ritmo cardiaco (taquicardia), Read More

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies